lunes, 6 de octubre de 2008

WILMER VARELA "alias Jabòn"



LA CUMBRE
Narcotraficantes de distintas regiones del país se reunieron durante varios días para evitar una guerra total de carteles.
Fecha: 12/21/1998 -864
Despues de los asesinatos de Helmer 'Pacho' Herrera y de José Orlando Henao los distintos reductos del narcotráfico que existen en el país se movilizaron rápidamente para evitar una confrontación a gran escala. SEMANA supo que entre el viernes 13 de noviembre, cuando fue muerto Henao, y el miércoles de la semana pasada, se realizaron cuatro reuniones, una de ellas en Bogotá y las demás en el Valle del Cauca, en las cuales los narcotraficantes hablaron claramente de detener el conato de guerra que desató el homicidio de los dos grandes capos.
De estos encuentros el más importante ocurrió en la capital del país el pasado puente festivo. En él participaron representantes del narcotráfico de Cali, el norte del Valle, Medellín y Bogotá. Como resultado de esa reunión a los asistentes no les quedó ninguna duda de que la muerte de Herrera fue consecuencia de una vieja rencilla entre él y un hombre conocido en el mundo de la mafia como 'Varela' o 'Jabón', quien ostenta el control de las rutas que dejaron a la deriva los capos que hoy están tras las rejas. Otra de las conclusiones a las que llegaron los hombres que estuvieron allí fue la de que José Manuel Herrera vengó la muerte de su hermano, una semana después, al asesinar a Orlando Henao en el pabellón de alta seguridad de la cárcel La Modelo .
Las otras tres convocatorias se produjeron en de Cali y en ellas participaron narcos de Buga, Tuluá, Cartago y algunas otras regiones del departamento del Valle. En esos encuentros se decidió hacer una alianza con 'Varela' pero los asistentes concluyeron que lo mejor para todos era hacer la paz y que las muertes del cuarto hombre del cartel de Cali y del jefe del cartel del norte del Valle, ocurridas varios días atrás, deberían marcar el punto final a sus desacuerdos y servir, sobre todo, para no dejar más muertos en el camino.
Aunque todo parecía indicar que después de estas cuatro reuniones los mafiosos habrían encontrado una fórmula de no agresión, lo cierto es que existen motivos para afirmar que nada garantiza que los acuerdos y conversaciones de paz adelantados la semana anterior consigan ser duraderos o, incluso, lleguen a cumplirse. Fuentes consultadas por SEMANA afirman que en la realidad la guerra entre los traficantes no ha cesado y que, por el contrario, hay fuertes razones para creer que podrían producirse más escaramuzas entre los narcos del occidente del país. Los organismos de seguridad del Estado conocen la situación y están alerta para evitar que ello suceda y se desate una batalla de proporciones inimaginables.



"Para que se acabe la droga hay que legalizarla"
Jairo Wilmer Varela, uno de los hombres que salió de las entrañas de los ex jefes del llamado cartel del norte del Valle del Cauca, aceptó hablar con SEMANA desde la clandestinidad. Aunque no tiene una orden de captura las autoridades lo persiguen y lo han señalado en los últimos 10 años de haber acumulado un inmenso poder militar, de ser un hombre violento, con muchos enemigos en el interior de la mafia, a la que dice que jamás ha pertenecido.
Fecha: 04/28/2003 -1095
SEMANA:¿Cuál es su relación con Diego Montoya Henao por quien la Policía ofrece 1.000 millones de pesos y está pedido en extradición por narcotráfico?Jairo Varela: Lo conozco simple y llanamente porque nacimos en la misma región.SEMANA:¿Qué hay de cierto en el enfrentamiento entre usted y algunos de los miembros del llamado cartel del norte del Valle del Cauca?
PUBLICIDAD
J.V.:No tengo ninguna clase de enfrentamientos con personas o grupo de personas que usted denomina cartel. Las indilgaciones que se me han hecho de confrontaciones han sido investigadas y resueltas favorablemente por las autoridades.SEMANA:Las autoridades lo señalan como uno de los mayores narcotraficantes del país. ¿Es cierta esa acusación?J.V.:No es cierta esta acusación. Lo único que están haciendo es desviar su interés. Consulte con las autoridades nacionales e internacionales, las que le van a decir lo que de verdad saben de mí. Que ni chiquito soy, no me interesa.SEMANA:¿Entonces por qué lo buscan?J.V.:Que yo tenga conocimiento, no tengo ningún requerimiento por parte de las autoridades colombianas. SEMANA:¿Ha tenido algún tipo de acercamiento con las autoridades norteamericanas para que les colabore?J.V.:No he hecho ningún acercamiento ni contacto con ninguna autoridad, porque no he sido requerido por ninguna. SEMANA:Se dice que usted tiene un ejército de hombres al servicio de los hombres del norte del Valle. ¿Cuántos hombres trabajan para usted?J.V.:Me une una gran amistad con gente de la región y del país. Mi único 'ejército' son los campesinos de la región que trabajan para mí en actividades de ganadería.SEMANA:Se dice que usted está siendo protegido por las autodefensas. ¿Cómo es su relación con ese grupo?J.V.:A mí no me protegen las autodefensas, eso no es cierto. Yo pienso que usted lo puede corroborar.SEMANA:¿Desconfía usted de la justicia colombiana o estaría dispuesto a colaborar y a entregar sus bienes?J.V.:No desconfío. Por el contrario, creo mucho en la justicia colombiana. En cuanto a los bienes, no entiendo por qué debo entregar lo que tengo, o a quién, si los he adquirido con mi trabajo. Todo el ganadito que tengo es el patrimonio de mis hijos.SEMANA:¿Cree usted que el proceso de negociación de los hombres conocidos como los grandes capos con la justicia norteamericana, es la gran solución para acabar con el narcotráfico?J.V.:Si usted quiere mi opinión como colombiano, si esa es la solución a uno de los problemas grandes de este país, bienvenida sea.SEMANA:¿Quién es su principal enemigo?J.V.:Todos tenemos el gran enemigo: la envidia y la ignorancia. No tengo un enemigo específico, pero de pronto la gente que ha querido desinformarla, se consideran mis enemigos. No los conozco, no sé quiénes son y la verdad no me interesa saberlo. Ellos, solo en su afán de desinformar, van a terminar enterrándose el puñal.SEMANA:¿Cómo ingresó usted a lo que las autoridades llaman el mundo de la mafia y por qué lo hizo?J.V.:No soy un mafioso, no he sido, ni lo seré. No he pertenecido al mundo de la mafia. ¿Respetar y hacerse respetar lo hace a uno mafioso?SEMANA:Se sabe que usted es un hombre poderoso en el Valle d el Cauca. ¿A quiénes protege con ese poder?J.V.:No es cierto. No tengo ningún poder político ni económico, ni mucho menos militar. Sólo protejo a mi familia y mi vida. Nadie más necesita de mi protección.SEMANA: ¿Usted ha tomado partido en el conflicto político de las autodefensas contra la guerrilla?J.V.: Soy ajeno al conflicto y en forma directa no he tomado ningún partido. Pero como colombiano no puedo ser ajeno a él y cualquier cosa que se haga a favor de la paz, contará con mi apoyo y mi respaldo.SEMANA:¿Cuál cree usted que es la fórmula para acabar con los carteles de la droga?J.V.:Yo le contesto con humildad y sentido común que ese negocio para que se acabe es preciso despenalizarlo o legalizarlo. De acuerdo con lo que leo en los periódicos, los presupuestos que genera la lucha endemoniada contra las drogas tiene muchos amigos, pues genera mucha publicidad lucrativa y hace de algunos, grandes e ilustres personajes.SEMANA:¿Qué tanto lo afectó la muerte de su jefe, Orlando Henao Montoya, y de qué le sirvió haber trabajado tantos años a su lado?J.V.: La muerte de un amigo tiene que afectarlo a uno inmensamente. Me causó gran dolor. El estar tantos años a su lado me enseñó los valores de la amistad y el respeto.

La cacería de 'Jabón'

Se comienza a cerrar el círculo para desmantelar la organización y conseguir la captura de Wilmer Alirio Varela, uno de los 10 narcotraficantes más buscados del mundo.

Fecha: 12/11/2004 -1158
A las 10 de la noche del pasado jueves primero de julio, mientras el país entero celebraba el triunfo del Once Caldas en la Copa Libertadores, 35 hombres de la Dirección Central de Policía Judicial -Dijin- abordaron en Bogotá dos camiones. Su destino era la ciudad de Ibagué. Su misión: capturar a Wilber Alirio Varela, alias 'Jabón', uno de los jefes del cartel del norte del Valle del Cauca, quien es considerado uno de los 10 narcotraficantes más buscados del mundo y sobre quien pesa una petición de extradición del gobierno de Estados Unidos. Aunque desde hace varios meses la Dijin y la DEA estaban tras los pasos de 'Jabón', sólo a mediados de mayo pasado, gracias a un monitoreo electrónico, lograron penetrar los principales anillos de seguridad y comunicaciones del capo. El 13 de ese mes la información recaudada permitió que se realizaran 26 allanamientos en Cali y Armenia. Aunque Varela logró escapar, varios de sus hombres más cercanos fueron capturados en ese operativo. El asedio de las autoridades limitó el campo de acción de Varela y lo dejó parcialmente desprotegido de su cuerpo de seguridad, lo que lo obligó a buscar refugio en zonas más seguras. Sin embargo, como los monitoreos continuaron, los investigadores de la Dijin consiguieron establecer a finales de junio que Varela había escapado hacia la ciudad de Ibagué. De acuerdo con las interceptaciones, 'Jabón' había huido hacia el Tolima en busca de la protección de Eduardo Restrepo Victoria. Conocido con el alias de 'El Socio', este hombre salió a la luz pública cuando SEMANA reveló en junio de 2002 su presencia y las extrañas actividades que desarrollaba en Ibagué y sus alrededores. Aunque Restrepo Victoria aún no tiene ninguna orden de captura desde hace dos años, ha estado en la mira de la Policía y la DEA ya que su nombre, su fortuna y sus actividades están presuntamente ligadas a actividades relacionadas con el narcotráfico. Las investigaciones en su contra lo señalan de haber sido uno de los principales enlaces de algunos de los antiguos jefes del cartel del norte del Valle del Cauca, como Henry Loaiza, alias 'Alacrán', y de coordinar desde el Tolima envíos de droga hacia México y Estados Unidos.
PUBLICIDAD
Como los monitoreos electrónicos continuaron, los miembros de la Dijin consiguieron establecer que 'Jabón' y 'El Socio' se reunirían el jueves primero para ver el encuentro entre el Once Caldas y Boca Junior. Tras cuatro horas de camino los 35 hombres de la Dijin que habían partido desde Bogotá llegaron hasta los alrededores de las fincas La Morena y Palma del Río, propiedad de Restrepo, localizadas en el corregimiento Buenos Aires, a escasos 15 minutos de Ibagué. Poco antes de las 6 de la mañana el grupo, acompañados por una fiscal, allanó la primera finca. El lugar estaba deshabitado y sólo había dos carros blindados. De allí salieron para la segunda finca, a la que llegaron 10 minutos más tarde.En el lugar las autoridades encontraron a María Teresa Restrepo Victoria, hermana de 'El Socio', acompañada de siete hombres, la mayoría oriundos del norte del Valle, quienes intentaban abandonar la hacienda. Al revisar el sitio miembros de la Dijin encontraron escondido un arsenal compuesto por varios fusiles de asalto, escopetas, pistolas y más de 1.800 municiones de diferente calibre. La fiscal ordenó la detención de las ocho personas.Los hombres detenidos hacían parte del anillo de seguridad y comunicaciones de Varela, y si bien es cierto que éste logró escapar en compañía de Eduardo Restrepo, sin duda alguna el operativo fue de gran importancia. No sólo quedó en evidencia la relación entre 'Jabón' y 'El Socio' sino que al capturar a siete de los lugartenientes más cercanos de Varela, el círculo sobre uno de los hombres más buscados del país se empieza a cerrar cada vez más.